domingo 29, enero 2023
Promedio de temperatura mensual

75 de 100

En Venezuela hay sectores económicos que no recibieron buenas noticias durante el 2022

Más artículos

Desde el régimen de Nicolás Maduro se ha implementado una narrativa que consiste en enaltecer y resaltar la recuperación económica que han logrado algunos sectores, sobre todo privados, que hacen vida en el país. 

La frase “Venezuela se arregló” ha sido utilizada hasta el cansancio por parte de algunos funcionarios gubernamentales, y con esto solo buscan ocultar un total de 8 años de recesión económica que ha afectado la vida y capacidad de compra de todos los ciudadanos. 

- Publicidad -

Aunque las cifras macroeconómicas confirman que en 2022 hubo una ligera recuperación en algunos sectores, hay algunos que durante los últimos años se han quedado por fuera y las políticas macroeconómicas aplicadas por el ejecutivo, lamentablemente no les permiten salir adelante.  

Uno de estos sectores es el de la Construcción, el cual tiene una paralización de 98% tal como lo señala el presidente de la Cámara Venezolana de la Construcción, Enrique Madureri, quien reconoce que el 2022 fue un año negativo para su sector. 

“El sector construcción es uno de los pocos de la economía venezolana que no creció y que más bien se mantuvo paralizado. Hay que recordar un poco los últimos 10 años de la Construcción, entre lo que es las malas políticas, las estatizaciones, la hiperinflación e incluso la COVID 19, hicieron que se presentara una gran caída en la construcción que en cifras podemos decir que descendimos 98% desde el 2012 hasta la actualidad”, precisó. 

Explica que ese 2% que todavía se mantiene andando, está ligado a esos promotores que están construyendo comercios, oficinas y los que se dedican a la remodelación de inmuebles.

“En Venezuela ya no hay inversión pública en construcción, el Estado ya no tiene renta para poder invertir y hacer nuevos proyectos y algo muy grave que ha afectado al sector, es que casi toda la cadena de valor de la construcción está en manos del Estado y es por eso que al no tener renta petrolera y al ser dueño de gran parte de la construcción, es por eso que estamos en una paralización casi total”, explicó.

Señaló además que en Venezuela no hay incentivos económicos para que venga inversión extranjera.

“Tenemos legislaciones y marcos regulatorios que perjudican a la construcción de viviendas. Además estos instrumentos están expresados en bolívares, lo que hace más cuesta arriba que alguien se atreva a invertir, y estamos conscientes que no hay financiamiento, pero en este punto específico de las viviendas, el tema tiene que ver con las leyes”, reiteró.

En este sentido, reveló que han realizado varias propuestas para que se modifiquen algunas leyes, como por ejemplo, la que regula los arrendamientos.

“No hay seguridad jurídica para los arrendadores, además los alquileres no se pueden pagar en divisas porque es sancionado por la Ley y eso sin duda se tiene que revisar y modificar, porque el mercado venezolano actual se rige básicamente por el dólar. Otra ley que se debe modificar es la del deudor hipotecario, la cual permite a los bancos prestar dinero a largo plazo y la principal modificación que se debe realizar a esta ley es que haya una indexación de estos créditos”, dijo.

Madureri aseguró que para recuperar el sector construcción no solamente falta financiamiento, que efectivamente es una de las piezas fundamentales, sino además se deben recuperar los servicios públicos y la vialidad en el país. 

“La construcción es un sector demasiado grande que está relacionados con muchos factores como por ejemplo los servicios públicos, la electricidad, el agua, también debemos tomar en cuenta la vialidad, el transporte, el combustible, todos esos factores afectan de uno u otro modo a nuestro sector y para poder recuperarlo es necesario que también se aborden todos estos factores que ya hemos mencionado”, señaló.

Se deben eliminar los privilegios a repuestos importados

El presidente de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Favenpa), Omar Bautista, asegura que la industria nacional ha perdido su competitividad en los mercados extranjeros por diversas situaciones que han impactado en el desarrollo económico del país, al igual que resaltó que aún continúa la competencia desleal respecto a las importaciones, lo que ha afectado de manera importante al sector y ha impedido su crecimiento.

“Desde el Estado hacen falta incentivos para provocar una reactivación del sector industrial y el rubro de partes y autopartes no ha tenido una mejoría como se esperaba, ya que el mercado nacional está inundado de repuestos importados que no pagan impuestos”, precisó.

En ese sentido, denunció que hay siete empresas menos trabajando porque han tenido que cerrar, producto de las condiciones adversas a las que se enfrentan como la voracidad fiscal y el cobro por timbres fiscales, al igual que los costos en registros y notarías.

Explicó que en los últimos meses hubo una caída en las ventas, en parte producto de la devaluación.

Insistió que en Venezuela que es necesaria la sustitución de importaciones y permitir la producción nacional, ya que la informalidad está afectando en gran medida al sector.

Los venezolanos empiezan a acostumbrarse a ver vehículos de lujo en zonas pudientes como Las Mercedes en Caracas, además de colas kilométricas en horas pico que recuerdan a la Venezuela previa a la crisis, pero estas no son señales de recuperación de la industria automotriz.

“El sector se mantiene en estado terminal y la situación, con la casi nula producción de vehículos y autopartes, está lejos de mejorar. Por el contrario, el contexto económico actual y las políticas económicas del gobierno chavista empujan cada vez más la caída del sector”, dijo.

Solo se ensamblaron 72 vehículos

Venezuela ensambló un total de 72 vehículos de enero a noviembre de 2022, lo que muestra un crecimiento del 800% frente al mismo período del año pasado -cuando se produjeron ocho-, sin embargo, la producción se mantiene muy por debajo de los niveles registrados durante la primera década del siglo, dijo a la agencia de noticias EFE la Cámara Automotriz (Cavenez).

En noviembre se produjeron 10 vehículos, para un total acumulado de 72 unidades hasta el pasado mes, principalmente camiones y autobuses.

La industria venezolana llegó a ensamblar 172.418 vehículos en 2007, lo que lo convirtió en el mejor año para el sector en lo que va de siglo.

Una fuente de la industria, que pidió el anonimato, explicó que Venezuela tuvo en el pasado una industria automotriz «completa y muy competitiva», que llegó a exportar 118.794 vehículos a Colombia y Ecuador entre 1992 y 2002, un comercio que se hacía a través del convenio automotor de la Comunidad Andina (CAN), de la que el país caribeño se retiró en 2006.

El Gobierno busca reactivar el sector mediante la importación y ensamblaje de vehículos procedentes de Irán, un plan para el que representantes de esa industria piden al Ejecutivo de Nicolás Maduro recuperar la financiación para la compra de los automóviles.

Finalmente es importante mencionar que según la última encuesta de Coyuntura Industrial realizada por Conindustria, Venezuela en la actualidad mantiene su capacidad de producción en un 38,5% y a competencia con los productos importados, lidera el ranking de los factores que impactan negativamente la producción nacional, seguido por los excesivos tributos fiscales y parafiscales y la falta de financiamiento, lo que impide que el sector industrial crezca en mayores proporciones.

- Publicidad -

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -