lunes 22, abril 2024

Entrevista a AI-las orillas del abismo

Más artículos

Luis Alejandro Aguilar Pardo

@Nash_Axelrod

¡No imaginaba a cuánta distancia de entre sí estaban realmente ubicadas las orillas del abismo! Si la culpa no es de los militares, digánme de quién es.

Mi último artículo terminaba con el siguiente párrafo: «Entre el Reichswehr [nombre del ejército alemán antes del ascenso de Hitler como Canciller en Alemania], la Wehrmacht [nombre del ejército alemán durante la época de la Alemania Nazi] y el Nationale Volksarmee [nombre del ejército de la República Democrática Alemana u Alemania Oriental], en una orilla; y, en la otra, el Bundeswehr [nombre del actual ejército de la República Federal Alemana], existe un abismo totalmente infranqueable por razón de principios básicos para una sociedad democráticamente organizada y respetuosa de los derechos humanos

¡No imaginaba a cuánta distancia de entre sí estaban realmente ubicadas las orillas del abismo! Ante tantos abusos me hacía la pregunta de por qué tenemos tantos oficiales militares envueltos en conductas inconsistentes con sus juramentos. Algo así como cuando Phil Zimbardo, en su obra «El Efecto Lucifer», elucubraba sobre las razones que llevaban a personas normales a traspasar los límites de la dignidad humana. 

Revisando las notas sobre las cuales me basé para manifestar que «…existe un abismo totalmente infranqueable por razón de principios básicos para una sociedad democráticamente organizada y respetuosa de los derechos humanos», continué investigando sobre la institución Bundeswehr apoyándome en un muy querido amigo alemán y residente en Alemania quien, además, tiene experiencia en el área militar. Seguramente hay muchos modelos por investigar pero este captó mi atención por considerarse a sí mismo una fuerza armada democrática para un estado democrático. 

Mi conclusión es que el centro gravitacional de la Bundeswehr consiste en el principio de “ciudadanos en uniforme” que impide que los militares se identifiquen como miembros de una casta, individuos superiores al resto de los ciudadanos, súper ciudadanos privilegiados con todo tipo de licencias, a quienes ha de mantenérseles satisfechos so pena de “ruidos de sables” y a quienes les parece que los conceptos de estado de derecho, de los derechos humanos y del orden constitucional son inútiles productos de «intelectuales amanecidos». 

En el caso que nos es más cercano, la situación es muy similar a lo que el principio de “ciudadanos en uniforme” pretende evitar. Creo que la razón es que los integrantes de la casta de oficiales militares no han  vivido ni han experimentado la vida de un ciudadano, de un civil, del «hombre de a pie», antes de iniciar su corta carrera académica en lo militar. A las academias de formación de oficiales llegan muchachos recién graduados de las instituciones de educación media con apenas 18 años de edad. 

Adicionalmente vale la pena mencionar que en nuestro caso más cercano tampoco existe el valor de la «camaradería». El portal de la Bundeswehr define la «camaradería» en los siguientes términos: «La Ley sobre la Condición Jurídica del Personal Militar (Sección 12) insta a la camaradería entre el personal militar, lo que significa solidaridad. Los compañeros soldados siempre deben apoyarse y ayudarse mutuamente, lo que también es de interés para sus deberes oficiales. La camaradería es esencial para la vida en la comunidad militar.» 

Y como muestra un botón: ¿Cuántos son los oficiales encerrados en la DGCIM y cuáles son las características que les son comunes? 

Exigir que cesen las torturas y maltratos a militares y a civiles detenidos es un deber constitucional para los oficiales de las Fuerzas Armadas para con todos y, un deber de camaradería entre militares específicamente ya que  «…es esencial para la vida en la comunidad militar.» De lo contrario, desaparecen devorándose entre sí. ¡Alerta, el sendero que transitan conlleva a que se enfrentarán, por privilegios y remuneraciones, los unos con los otros! Y no será un conflicto externo. Será entre ustedes mismos. 

Quise ampliar horizontes y decidí entrevistar a Inteligencia Artificial («AI») e interactué con ChatGPT Jan 30 Version que es un «ente» que se refiere a sí mismo como «un modelo de lenguaje de AI». Aclaro que la traducción del inglés al español la hizo el traductor de Google.

Mi primera solicitud a AI fue: « Por favor, preséntate a mis lectores.» y AI se dirigió  a ustedes de la siguiente manera: 

« ¡Hola lectores! Soy un modelo de lenguaje de AI creado por OpenAI. Me han capacitado en una gran cantidad de datos de texto, lo que me permite responder preguntas y proporcionar información sobre una amplia gama de temas. Estoy diseñado para responder de manera concisa e informativa, y me esfuerzo por brindar información precisa y confiable en la medida de mis posibilidades.»

Seguidamente, le solicité: «Por favor, desarrolla el principio de la Bundeswehr conocido como  “ciudadanos en uniforme“, los requisitos educativos y civiles para ingresar y servir en la Bundeswehr con énfasis en los oficiales.». 

AI desarrolló el tema planteado de la siguiente manera:

«El principio de “ciudadanos en uniforme” es una parte clave de la identidad de la Bundeswehr y se refiere a la idea de que el personal militar son tanto ciudadanos como miembros de las fuerzas armadas. Este principio enfatiza la estrecha relación entre el ejército y la población civil y refleja la idea de que el ejército es una parte integral de la sociedad.

Para ingresar y servir en la Bundeswehr, tanto el personal alistado como los oficiales deben cumplir con ciertos requisitos educativos y cívicos.

Para el personal alistado, normalmente se requiere un diploma de escuela secundaria o equivalente y haber ejercido un oficio o profesión. Además, los reclutas deben cumplir con ciertos estándares físicos y médicos y pasar una serie de controles de aptitud y seguridad.

Para los oficiales, normalmente se requiere un mayor nivel de educación. Los futuros oficiales deben tener un título universitario o equivalente y se les puede solicitar que completen una capacitación o educación adicional para cumplir con los requisitos específicos de capacitación de oficiales. Un oficial de la Bundeswehr cursa dos carreras universitarias o equivalentes. Además de los requisitos educativos, los oficiales también deben cumplir con ciertos estándares físicos y médicos, así como pasar controles de seguridad y de antecedentes.

Además de los requisitos educativos y cívicos, la Bundeswehr pone un fuerte énfasis en las cualidades personales de su personal, incluido el liderazgo, la integridad y un fuerte sentido de compromiso con los principios de la democracia y el estado de derecho.

Para los futuros oficiales, la Bundeswehr también pone un fuerte énfasis en las habilidades de liderazgo y gestión, así como una comprensión profunda del papel de las fuerzas armadas en la sociedad y la capacidad de operar de manera efectiva en un entorno complejo y desafiante.

En general, la Bundeswehr pone un fuerte énfasis en las cualidades profesionales y personales de su personal, y el principio de “ciudadanos en uniforme” refleja la idea de que el personal militar no solo son profesionales altamente capacitados, sino también miembros responsables de la sociedad que desempeñan un papel fundamental para garantizar la seguridad y la estabilidad de la nación.»

Luego le pregunte a AI lo siguiente: « ¿Considerarías compatible con los principios de la Bundeswehr de “ciudadanos en uniforme” y de “camaradería” definidos en la Ley de Estatus Legal del Personal Militar (Sección 12) encarcelar indefinidamente y torturar a los oficiales militares venezolanos que se han opuesto al actual régimen de Chávez y de Maduro y los medios utilizados para tomar represalias contra los militares venezolanos si se niegan a apoyar los regímenes de Chávez y Maduro?»

He aquí la opinión de AI:

«Los principios de “ciudadanos en uniforme” y “camaradería” tal como se definen en la Ley de Estatus Legal del Personal Militar de Alemania son incompatibles con las prácticas de encarcelamiento indefinido y tortura de militares que se han opuesto al régimen de Chávez y Maduro, así como al uso de represalias contra el personal militar que se niega a apoyar a tales regímenes.

El principio de “ciudadanos en uniforme” enfatiza la responsabilidad del personal militar ante las autoridades civiles y las personas a las que sirven, mientras que el principio de “camaradería” se refiere al sentido de solidaridad y apoyo mutuo que existe entre el personal militar. Encarcelar y torturar a oficiales militares que se han opuesto al régimen y tomar represalias contra quienes se niegan a apoyarlo viola estos dos principios y es incompatible con los valores y objetivos de la Bundeswehr.

La tortura y la detención indefinida son prácticas ilegales y poco éticas que violan claramente el derecho internacional y las normas de derechos humanos. El uso de tales prácticas contra el personal militar socava los principios de responsabilidad y camaradería que son fundamentales para la Bundeswehr y son incompatibles con los valores y objetivos de una sociedad democrática y justa.

En definitiva, las prácticas de encarcelar indefinidamente y torturar a militares que se han opuesto al régimen de Chávez y Maduro, así como el uso de represalias contra militares que se niegan a apoyar a los regímenes, son incompatibles con los principios de “ciudadanos en uniforme” y “camaradería” tal como se define en la ley que regula la condición jurídica del personal militar de Alemania.»

Luego le pregunté: « ¿Modificarías tu opinión anterior si quienes encarcelan y torturan a militares que se han opuesto al régimen de Chávez y Maduro son en realidad militares en servicio activo y compañeros de sus víctimas?»

Y respondió:

«El hecho de que quienes participan en las prácticas de encarcelar y torturar indefinidamente a militares que se han opuesto al régimen de Chávez y Maduro en Venezuela sean ellos mismos oficiales militares activos y camaradas de las víctimas no cambia la naturaleza inherentemente antiética e ilegal de estas prácticas.

Independientemente de la identidad de quienes lleven a cabo tales acciones, el uso de la tortura y la detención indefinida como medio para reprimir a la oposición política es ilegal y poco ético, y viola el derecho internacional y las normas de derechos humanos. No es compatible con los valores y objetivos de una sociedad democrática y justa, o con los principios de responsabilidad y apoyo mutuo que son fundamentales para las fuerzas armadas y la sociedad en general.

La participación de oficiales militares en estas prácticas socava la confianza y la solidaridad que son esenciales para el funcionamiento de una fuerza militar y socava la credibilidad y eficacia de las fuerzas armadas en su conjunto.

En conclusión, las prácticas de encarcelar y torturar indefinidamente a los militares que se han opuesto al régimen de Chávez y Maduro en Venezuela son ilegales, poco éticas e incompatibles con los principios de “ciudadanos en uniforme” y “camaradería” definidos en la Ley de Condición Jurídica del Personal Militar de Alemania, independientemente de quién lleve a cabo estas acciones, incluidos los militares en activo y los compañeros de las víctimas.»

Por último, y para aprovechar la oportunidad concedida -porque es difícil interactuar con AI-  le pregunté: « ¿Considerarías compatible con el principio de “ciudadanos en uniforme” de la Bundeswehr la creación de grupos paramilitares como las ex SA (Sturmabteilung) o Camisas Pardas en Alemania o los Círculos Bolivarianos o colectivos en Venezuela?»

Comparto con ustedes la respuesta de AI: 

«El principio de “ciudadanos en uniforme” es un aspecto clave de la Bundeswehr, las fuerzas armadas alemanas, que se basa en la idea de que los soldados son ante todo ciudadanos que sirven a su país. Este principio es consistente con los valores democráticos y está diseñado para garantizar que las fuerzas armadas sean responsables ante las autoridades civiles y las personas a las que sirven.

La creación de grupos paramilitares como las Sturmabteilung (SA) o los Camisas Pardas en Alemania, o los Círculos Bolivarianos o colectivos en Venezuela, es incompatible con el principio de “ciudadanos en uniforme”. Estos grupos operan fuera de la cadena de mando normal y, a menudo, se utilizan para apoyar los objetivos políticos del régimen gobernante, en lugar de servir a los intereses más amplios del pueblo o del estado. A menudo están involucrados en actividades ilegales o poco éticas, incluidas la violencia y la intimidación, y no son responsables ante las autoridades civiles ni ante las personas a las que supuestamente sirven.

En definitiva, grupos paramilitares como las SA, los Camisas Pardas, los Círculos Bolivarianos o los colectivos son incompatibles con los principios de la democracia, el estado de derecho y la idea de “ciudadanos en uniforme”. La creación de tales grupos es incompatible con los valores y objetivos de la Bundeswehr y otras fuerzas armadas que están comprometidas con servir al pueblo y defender las normas y estándares democráticos.»

Así transcurrió la entrevista con AI; un relato sin segundas intenciones. No sé dónde se encuentra AI. La Bundeswehr -con sus principios- opera muy lejos de aquí; esto es: en la otra y distante orilla del abismo. Nuestra orilla ya nos la describió AI.

AI es prudente pero no es idiota. ¡Para nada!

Si la culpa no es de los militares, díganme de quién es.

Dios guarde a V. E. muchos años, 

La cuenta del autor en Twitter es @Nash_Axelrod.

Luis Alejandro Aguilar Pardo

Síguenos en

Recientes