domingo 25, febrero 2024

¿Es posible replicar el modelo económico chino en Venezuela como quiere Maduro? #9Ene

Más artículos

Lo más leído de la semana

Venezuela ha experimentado grandes cambios económicos en las últimas décadas. En 1989, el gobierno de Carlos Andrés Pérez adoptó medidas neoliberales inspiradas en el Consenso de Washington, que provocaron una fuerte crisis social y política.

En contraste, el actual gobierno de Nicolás Maduro busca seguir el ejemplo de China, un país que ha logrado combinar el control político del Partido Comunista con el desarrollo económico basado en la apertura al sector privado y al comercio internacional.

- Publicidad -

Así lo afirmó Rafael Lacava, dirigente del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y gobernador del estado Carabobo, quien visitó Shanghái en noviembre como enviado especial de Maduro.

Lacava dijo que la economía venezolana estaba en transición hacia el modelo chino, y que por eso Maduro había viajado tantas veces a ese país, incluyendo una visita de Estado en septiembre, la tercera desde que asumió el poder.

Maduro también elogió el caso de la zona económica especial de Cantón, que pasó de ser una región pobre y atrasada en los años 80 a una de las más industrializadas y prósperas de China.

Pero, ¿qué tan factible es imitar el éxito chino en Venezuela?

Una simplificación de una realidad compleja

Para Luis Vicente León, presidente de la consultora Datanálisis, lo que se conoce como modelo chino es una simplificación de una realidad compleja y sofisticada.

León explica que el modelo chino no es solo una mezcla de control político y apertura económica, sino que implica también una fuerte presencia del Estado en la producción, la investigación y el desarrollo, así como una estrecha relación entre el Estado, el sector privado y el Partido Comunista.

Según León, si se asume una visión más genérica del modelo chino, que se enfoca en la concentración de poder político y la flexibilización económica, se podría pensar que ese modelo es aplicable a Venezuela.

“De hecho, ya hay algunos avances en ese sentido. La estrategia económica de Hugo Chávez, que se basaba en la expropiación, la intervención y la hostilidad hacia el sector privado, hoy es muy diferente”, dice.

Un modelo adaptado al trópico

El politólogo Ricardo Sucre, quien ha estudiado el acercamiento entre China y Venezuela durante los últimos 20 años, resalta una característica del modelo chino que considera fundamental y que no ve en Venezuela: un proceso de planificación por parte del Estado.

Sucre señala que en China hay una dirección política que orienta un proceso de desarrollo que combina el Estado y el mercado, y que tiene objetivos claros y medibles.

En Venezuela no hay un modelo, hay una improvisación. No hay una planificación, hay una reacción. No hay una dirección política, hay una supervivencia política”, dice.

Sucre cree que el gobierno de Maduro no tiene la capacidad ni la voluntad de replicar el modelo chino, sino que solo busca el apoyo financiero y político de China para mantenerse en el poder.

El modelo chino es una excusa, una coartada, una ilusión. Es una forma de decir que hay un proyecto, cuando en realidad no lo hay”, concluye.

De acuerdo, aquí está mi intento de reestructurar la segunda parte de la nota:

BBC Mundo: ¿Es posible replicar el modelo económico chino en Venezuela como quiere Maduro?

Obstáculos y oportunidades para el crecimiento

Sucre y León coinciden en que la economía venezolana enfrenta varios obstáculos, entre ellos las sanciones de Estados Unidos, que dificultan la llegada de inversiones y la comparan desfavorablemente con China, que se benefició del capital estadounidense cuando inició su reforma económica.

No obstante, ambos ven posibilidades de que la economía pueda crecer, aunque con limitaciones:

“El gobierno tiene como prioridad la estabilidad y cree que eso le permitirá atraer inversiones que no vengan de Estados Unidos. Yo creo que eso puede ocurrir”, dice Sucre.

El analista señala que hay venezolanos que están retornando sus capitales al país, al ver que el gobierno ha relajado las restricciones al mercado.

“Están creando pequeños emprendimientos, acordes con nuestra cultura. Creo que esa es la visión del gobierno: un país de emprendedores, que aporten al PIB con cosas pequeñas. Es una visión muy liberal, nada socialista”, indica.

León, por su parte, resalta que el crecimiento de la economía venezolana tiene barreras “brutales“, como las sanciones, que se han flexibilizado recientemente, y las condiciones de infraestructura, que son muy negativas.

“En ese aspecto no ha habido ningún cambio: la infraestructura eléctrica, de agua y vial sigue siendo manejada por el Estado, sin participación privada. Hay problemas graves que se deben resolver, que tienen que ver con la ineficiencia, la desinversión y las sanciones”, dice.

León también aclara que el crecimiento de la economía venezolana parte de un nivel muy bajo, ya que el PIB se contrajo en un 75% entre 2013 y 2020.

“Si tú pasaste de 100 a 25, tendrías que crecer 400% para volver a 100. Ese es un reto titánico que no se va a lograr en los próximos 5 o 10 años”, afirma.

“Esto no significa que la economía no pueda crecer o que incluso pueda tener un año con un crecimiento de dos dígitos en el PIB, sobre todo si se abre el mercado petrolero y el gasífero. Eso ayuda a la economía, pero no es suficiente para recuperar el desarrollo, resolver los problemas de infraestructura y establecer un modelo sólido… eso tomará mucho tiempo”, advierte.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -