sábado 04, febrero 2023
Promedio de temperatura mensual

74 de 100

#Lara | Más de 200 empleados de Río Turbio exigen reintegración a sus puestos de trabajo

Más artículos

Trabajadores de la Central Río Turbio exigen que los reincorporen a sus puestos donde se desempeñan, debido a que la directiva de dicha empresa los mandaron de vacaciones y luego cerraron las puertas.

A pesar de que la empresa fue reactivada debido a la inversión de tres personas de descendencia árabe, los trabajadores no los reintegraron a sus labores.

- Publicidad -

“Desde que ellos tomaron la Central en noviembre del año pasado, han vendido toda la chatarra que pertenece a los activos de todos los trabajadores que estamos en nómina pero sin acceso a nuestros puestos de trabajo”, indicó Rodolfo Oropeza, que se desempeñaba como técnico de mantenimiento industrial.

En total son 500 trabajadores los que están en nómina, sin embargo, 280 de ellos están exigiendo que los reincorporen. Mientras que los 120 restantes, no pueden renunciar porqué los tienen bajo amenaza de apresarlos por atentar contra la soberanía alimentaria.

“Ellos activaron una nómina para pagarle a 120 trabajadores, nosotros que estamos en la calle, que no nos despidieron, ni hemos renunciado, queremos saber qué pasó con nuestro dinero, no estamos trabajando porque ellos no nos dejan entrar, el derecho de nosotros es estar adentro trabajando” .

En ese sentido, aseguran que desde hace cuatro años que los sacaron del Central Río Turbio, no han percibido ni un bolívar, es decir que los trabajadores que exigen retomar sus puestos, perdieron más de 30 años de trabajo.

El cierre operativo del Central Río Turbio afecta a más de 7 mil familias. Incluyendo empleos directos e indirectos, sin contar las empresas que daban servicio y que hoy día están colapsadas por el cierre del mismo, “la mayoría de su entrada económica era por medio de Río Turbio que suministraban los químicos, lubricantes y aceites porque era por tonelada”.

Asimismo señalan que la producción que han sacado no tiene ningún tipo de registro sanitario, “como es del Gobierno le consiguen pases a cualquier empresa para comercializarla”.

Informaron que antes de ser sacados, quedaron sacos de azúcar en los galpones los cuales, hasta hoy día, se desconoce a dónde los llevaron, “llegó Carmen Meléndez, tomó el Central y dijo que de ahora en adelante ella era la dueña y señora… metió a la Guardia Nacional y sacaron los sacos de azúcar. Todo en conjunto con la vieja directiva y el sindicato que sigue allí”.

Enfatizaron que seguirán en la lucha por sus derechos de seguir trabajando para el sustento de sus familias, “aquí ya perdimos el miedo a decir la verdad de la situación que estamos viviendo… seguiremos en la calle exigiendo se respete nuestros derechos”, finalizó.

- Publicidad -

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -