domingo 29, enero 2023
Promedio de temperatura mensual

75 de 100

Magisterio venezolano continuará en las calles hasta que se retome discusión de la contratación colectiva

Más artículos

Desde el mes de julio del año 2022 se encuentran paralizadas las discusiones de la convención colectiva “única y unitaria” de los trabajadores del sector educación. Es importante mencionar que las partes, en este caso, los gremios y el Ministerio de Educación instalaron una mesa para la discusión de las clausulas, sin embargo, todo se detuvo cuando abordaron el tema económico. 

Termómetro Nacional conversó con Falime Hernández, presidente de la Federación de Trabajadores Sindicalizados de la Educación (Fetrasined), quien aseguró que se mantendrán en las calles hasta que se retome la discusión de la contratación colectiva con gobierno nacional y por supupesto se recupere la capacidad de compra del magisterio venezolano. 

- Publicidad -

“Actualmente padecemos una crisis del sistema educativo, especialmente por el problema económico que actualmente estamos atravesando, ya que los trabajadores del sector en todas sus escalas está recibiendo salarios de hambre. Hoy en día hay trabajadores que ganan entre 12 y 20 dólares mensuales, incluso hay algunos que ganan mucho menos y eso ni siquiera alcanza para ir al trabajo y honestamente ya estamos cansados de seguir subsidiando al gobierno nacional”, sentenció. 

Advirtió que los trabajadores de la educación venezolana y sus familias se encuentran en estado de “pobreza crítica” y el gobierno nacional se niega a trabajar para mejorar esa condición. 

“Además de nuestro problema de pobreza crítica, a eso tenemos que sumarle el mal estado en que se encuentran las escuelas del sector público, porque no tenemos ni siquiera una dotación mínima para trabajar y la situación en este sentido es verdaderamente alarmante. Estamos viviendo un abandono del ejecutivo nacional a los derechos de los trabajadores, donde no solamente hablamos del artículo 91 de la constitución, sino el irrespeto de las cláusulas de la segunda convención colectiva única y unitaria, ya que las deudas con los trabajadores son mil millonarias y solo nos dicen que no tienen recursos para pagarnos”, indicó. 

Con respecto a la discusión de la tercera convención colectiva, indicó que se han discutido hasta los momentos 17 clausulas, pero cuando se iba a tocar el tema económico, inmediatamente el Ministerio de Educación paralizó las discusiones. 

“Iniciamos la discusión de la cláusula 18 que tiene que ver con los educadores con discapacidad y sus familiares, como ese tema implica recursos económicos, el Ministerio de Educación se negó a seguir en la mesa alegando que no tenían el estudio económico correspondiente al caso y además nos reconocieron que no tenían los recursos para asumir esa contratación colectiva. Esto es  tremenda irresponsabilidad, porque no se puede iniciar una discusión de un contrato colectivo con la ministra de Educación y el ministro de Educación presentes en la mesa, para luego decirnos que no tienen el dinero para pagar”, sentenció el dirigente magisterial. 

Al ser consultado cuánto es el monto mínimo que debería devengar un trabajador de la educación, Hernández explicó que la tabla debe iniciar con un monto de 650 dólares mensuales. 

“Para cumplir con el artículo 91 de la Constitución el salario mínimo de los trabajadores de la educación debe iniciar con 650 dólares y debe incrementarse por supuesto, para todos aquellos profesionales y docentes que cuenten con estudios de cuarto nivel”, explicó. 

Insistió que con la presión de calle, el ejecutivo nacional tiene que entender lo que están atravesando los trabajadores de la educación y de toda la administración pública, y además deben ofrecer soluciones que se mantengan en el tiempo. 

“Nosotros estuvimos esperando el anuncio del señor Nicolás Maduro cuando ofreció su discurso de memoria y cuenta, pensamos que hablaría del salario mínimo y no lo hizo, eso demuestra que este gobierno no es tan obrerista como se autodenominan”,  condenó. 

Apoyo al  sector educación 

Pablo Zambrano, sindicalista y directivo de Fetrasalud, indicó que el magisterio venezolano cuenta con el apoyo de todos los trabajadores del sector público nacional, por en su totalidad están atravesando por la misma situación ya que ganan salarios de hambre. 

“Estamos exigiéndole en este momento al gobierno y a los poderes públicos, la atención para buscar soluciones concretas al tema del salario de los trabajadores venezolanos. Vemos que hay una brecha inmensa entre el salario del sector privado con el del sector público. En estos momentos, el salario en el sector privado está entre 125 dólares y 150 mensuales, y en el caso nuestro (empleados públicos) el salario mínimo es la base y está a un poco más de 6 dólares”, indicó. 

Aseguró que, aunque no están en paro ni pretenden convocarlo, los empleados públicos mantendrán las acciones de protesta en las próximas semanas.

“Basta de esta política que simplemente lo que busca es pulverizar el salario de los trabajadores”, insistió Zambrano. 

Por su parte, Luis Cano, dirigente sindical que habló en nombre de los jubilados, reiteró que las pensiones, por las que trabajaron durante años, les son insuficientes a los adultos mayores para costear aspectos básicos como la alimentación y las medicinas. 

“Es muy difícil para un empleado venezolano acostarse todos los días y no saber qué va a hacer al día siguiente para poder comer, para poder comprar sus medicinas”, sentenció. En este sentido, pidió al régimen de Maduro permitir a los trabajadores vivir y envejecer “con dignidad”, a través de salarios y pensiones que se ajusten a la realidad venezolana.

Al igual que Zambrano, Cano expresó su solidaridad con la lucha de los trabajadores de la educación, no obstante, le pidió a todos los sectores del país que se unan a la lucha, para de una vez por todas desde el ejecutivo nacional tomen medidas que ayuden a los trabajadores venezolanos. 

El único culpable es el gobierno 

Dirigentes de distintos partidos políticos también han exigido al gobierno nacional un salario digno y se han solidarizado con la lucha emprendida por el sector educación y otros sectores de la administración pública.  

Katiuska Russo, Secretaria Nacional de Educación de Primero Justicia, dijo que “hoy hablo en nombre de millones de trabajadores del sector público venezolano, quienes estamos resistiendo, estamos sobreviviendo, porque tenemos un salario de hambre que nos mantiene el régimen de Maduro. Hoy hago especial mención al Magisterio venezolano, porque este próximo domingo, 15 de enero, celebraremos el día del maestro en Venezuela, pero obviamente no tenemos nada que celebrar con estos sueldos de hambre y miseria”. 

En este orden expresó que “el régimen con su política de miseria ha pulverizado el salario, por eso los maestros hemos decidido salir a las calles del país a protestar por nuestros derechos”, a la vez que explicó que para el cierre del período escolar 2022, 60% de los educadores renunciaron debido al precario salario que percibían y a la ausencia de beneficios otorgados.  

Aseveró, además, que la gran mayoría de los educadores han migrado a otras actividades fuera de su ramo a consecuencia del bajo sueldo que perciben, y a la ausencia de políticas públicas orientadas a mejorar la calidad de vida del docente y a promover la educación. 

“5 millones de venezolanos, entre pensionados del Seguro Social y trabajadores activos devengan un salario que cubre menos del 10% de la canasta alimentaria que se ubica en $400, de tal manera un trabajador necesita 53 salarios mínimos para poder cubrir las necesidades alimentarias, eso sin mencionar los servicios y el número de personas en el núcleo familiar”, dijo. 

Señaló que el único culpable es el régimen de Maduro, ya que entre 1999 y 2021 recibieron más de un billón de dólares, lo que quiere decir, que sí hubo recursos para mejorar las condiciones del gremio y de todos los trabajadores, pero que, sencillamente se repartían entre ellos los recursos de la nación, y acotó que “si hubiesen ahorrado apenas el 10%, Venezuela tendría ingresos suficientes, pero lo usaron para llevar una vida de lujos”. 

Manifestó que el salario mínimo mensual en Venezuela es el más bajo de la región y que cuenta con una hiperinflación de más de 300%. “A pesar de tener todo eso en contra, estamos con los venezolanos, aunque  es claro que al régimen no le importa mejorar nuestra condición laboral para buscar un país de progreso, con ciudadanos de bien, bien educados, para forjar el futuro del país de la mejor manera y así salir de esta crisis en la que nos tienen sumergidos. Los trabajadores siguen ganando en bolívares que se devalúan con las horas”.

Para concluir aportó unas propuestas en las que han insistidos frecuentemente ante la precaria situación que viven los trabajadores, y más aún quienes son pilares fundamentales del futuro de Venezuela.  “Desde Primero Justicia, una vez más, planteamos un aumento salarial para los pensionados y trabajadores de la Administración Pública, y la dolarización del salario para que se pueda dignificar el trabajo de los venezolanos”.

Igualmente el Coordinador Nacional Sindical de Un nuevo Tiempo, Gabriel Vallenilla respaldó la protesta exigiendo reivindicaciones salariales y el cumplimiento del contrato colectivo. 

«Nos encontramos todos los sectores laborales protestando y exigiendo el cumplimiento de su contratación colectiva y el artículo 91 de la Constitución Nacional”, enfatizó. 

Destacó además que es importante la Unidad Sindical Nacional, “vamos junto a recuperar nuestras condiciones laborales y a recuperar la Venezuela de progreso que todos necesitamos”, enfatizó el dirigente sindical”.

El dirigente lamentó que nunca obtengan respuestas por parte del Ejecutivo Nacional e insisten en continuar en la calle hasta ser escuchados. ”Es una burla hacia el pueblo trabajador que no puede alimentarse ni obtener medicinas gracias a los sueldos de hambre”.  

Se estima que para este lunes 16 de enero se realice una nueva jornada nacional de protestas por parte de los trabajadores del sector público nacional, a fin de ejercer presión y que la administración de Nicolás Maduro ofrezca soluciones definitivas a los salarios “de hambre” que devengan los trabajadores de este sector. 

- Publicidad -

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -