jueves 22, febrero 2024

#OPINIÓN El Cafecito Caliente: ¿El amigo de tu amigo es tu amigo?

Más artículos

El conflicto bélico presuntamente originado por la organización Hamás, calificada internacionalmente como terrorista, aunado con las incursiones realizadas por los hutíes, organización integrada por un grupo identificado como pirata, por realizar ataques contra buques mercantes, con personal desarmado e indefenso y hasta han secuestrado a sus tripulantes, están afectando al mundo libre en dimensiones poco convencionales.

Cabe destacar que “IRÁN” ha sido acusado de dar cobijo, apoyo y armamento a este grupo de supuestos facinerosos que están desequilibrando la economía en gran parte del mundo, es por eso que, quienes amamos la paz, la libertad y la democracia, no entendemos ¿por qué Venezuela tiene que solidarizarse con “IRÁN”? País con costumbres, cultura, ideologías y dogmas que jamás hemos compartido. De ser cierto, supongo, que es improcedente el envió de nuestros recursos naturales a países que apoyan este tipo de acciones, menos aún cuando mundialmente es sabida la grave crisis política, económica y social en la cual sobrevivimos los venezolanos.

Ante el creciente miedo a los internacionalmente denominados: “PIRATAS DEL SIGLO XXI” (piratas que están armados y utilizan drones y misiles), los buques petroleros están intentando evitar estas aguas convulsas, controladas por estos delincuentes, que ya han causado daños a buques comerciales que transportaban mercancías occidentales, pero también  petróleo ruso.

El mercado mundial del petróleo está sufriendo una nueva revolución. Tras el seísmo que provocó la guerra de Ucrania en los flujos de petróleo, ahora son los ataques de rebeldes hutíes (los piratas del siglo XXI) en el Mar Rojo la fuerza que está dando una vuelta de tuerca más al petróleo mundial. El petróleo ha agudizado su quiebra en dos, como sucede con los bordes divergentes de las placas tectónicas (la una se separa de la otra) que cada vez están un poco más separadas. A medida que los ataques de los hutíes (rebeldes chiítas de Yemen apoyados por Irán) en el Mar Rojo se intensifican y aumenta el coste de los fletes, los flujos de petróleo están volviendo a redefinirse en un mercado cada vez más complejo.

Fuente: eleconomista.es.

Es cierto que situaciones como esta disparan incontroladamente los precios del petróleo, pero no es menos cierto que una bonanza ocasionalmente ficticia acrecienta lo que más ha destruido la economía venezolana… ¡LA INFLACIÓN!

Maximiliano Pérez A.

Síguenos en

Recientes