jueves 22, febrero 2024

#OPINIÓN El Cafecito Caliente: ¡Feliz Año Nuevo!

Más artículos

NOCHE DE ESTRENO, COMIENZO DE UN NUEVO AÑO”.

Controlar el tiempo es cuestión de poder. La realidad es que el año en el que vivimos y el calendario que organiza nuestros días es una convención impuesta por aquellos que más poder han tenido en nuestra historia. La mayoría del mundo celebra hoy día el cambio de año el 1 de enero. Para todos estos países estamos a punto despedir el año 2023 y, he aquí lo importante: entraremos en el 2024 después de Cristo, porque empezamos a contar desde el nacimiento de Jesucristo. Esta circunstancia es la que nos lleva a pensar: si contamos desde el nacimiento del Mesías del cristianismo y se supone que nació el 25 de diciembre, ¿por qué empezamos el año cada 1 de enero?

El cambio del calendario ganó un carácter más definitivo con la reforma del año 46 a. C. dispuesta por Julio César, el calendario juliano, vigente en varios países de Europa hasta el siglo XX, cuando países como Rusia y Grecia adoptaron, por fin, el calendario gregoriano, el que tenemos actualmente en todo Occidente y el oficial en casi todo el mundo. Su artífice fue el papa Gregorio XIII, quien en 1582 reformó el calendario juliano para mejorar ciertos errores de cálculo y se extendió su uso a los países católicos, donde, por herencia romana, el año siguió iniciando el 1 de enero.

Fuente: https://www.muyinteresante.es

Ahora bien, la Guerra contra Israel comenzada por presuntos terroristas de Hamas motivados por sus fanáticas creencias, hacen suponer que se trata de un “GUERRA ENTRE EL BIEN Y EL MAL… LA BIBLIA CONTRA EL CORÁN”. Por otro lado, no podemos olvidarnos del conflicto bélico entre una súper potencia, Rusia, y un pueblo al cual se pretende subyugar, Ucrania. 

Entre tanto, denuncias como la publicada en X, son realmente terroríficas. Presuntamente, ciento cuarenta (140) cristianos fueron masacrados en Plateau, Nigeria, cuando estaban congregados para celebrar la Navidad; fueron asesinados inmisericordemente por “FUNDAMENTALISTAS ISLÁMICOS”. Los bebes, al igual que sus padres, fueron ultimados a machetazos; apenas dos fueron dejados con vida. Las escenas publicadas son realmente incalificables…

Ante los modernos Holocaustos ocasionados por las guerras fratricidas, como resultado de fanatismos dogmáticos, de apetencias políticas y/o de indescriptibles delincuentes, creo que se plantean…

“GUERRAS INMISERICORDES DE CONSECUENCIAS INCALCULABLES” …

 Que sólo traen destrucción.

 “SIN OLVIDAR QUE LA CONSTITUCIÓN NACIONAL DE  1961, EXPRESABA QUE LA RELIGIÓN OFICIAL VENEZOLANA ES LA CATÓLICA”, para mí, lo resaltante de estos días, es el mensaje que nos dejó Jesús, el Cristo Redentor, como Dios e hijo de Dios que es… 

“Un Ser Supremo que se encarnó para traernos un mensaje de paz inmortal” …

Que no se preocupó, sino que se ocupó de nosotros al demostrarnos su infinito amor…”

Que nos dio su vida y, perdonándonos, nos entrega su cuerpo y su sangre en la comunión”.

Presumo entonces que es propicio recordaros un acontecimiento inédito ocurrido durante la I Guerra Mundial en pleno campo de batalla, transcribiendo lo publicado por https://historia.nationalgeographic.com.es/… Cito.

Era diciembre de 1914 y apenas transcurridos los primeros meses desde el inicio de la Primera Guerra Mundial, alemanes y aliados batallaban en los frentes de Bélgica y Francia. Desde sus trincheras anegadas, los soldados del imperio alemán y las tropas británicas intercambiaban disparos sobre una franja de tierra de nadie en la que camaradas heridos y muertos yacían esparcidos. Pero al llegar la Nochebuena, en varios puntos del Frente Occidental los alemanes colocaron árboles iluminados en los parapetos de las trincheras y los aliados se les unieron en un alto el fuego espontáneo:

“Fue la conocida como Tregua Navidad de la Primera Guerra Mundial”.

La tregua “surgió entre la tropa” pese a los edictos “anti confraternización”, dice el historiador Stanley Weintraub, en cuyo libro Silent Night cuenta la historia. Tras vocear promesas como “Tú no disparar, nosotros no disparar”, algunos de los hasta entonces enemigos se deleitaron mutuamente cantando villancicos que sustituirán al silbido de las balas. Otros salieron de las trincheras para estrecharse la mano y fumarse un cigarrillo juntos. Muchos acordaron que la tregua seguiría en vigor el día de Navidad, para poder verse de nuevo y enterrar a los muertos. Cada bando ayudó al contrario a cavar tumbas y celebrar ceremonias en memoria de los caídos, incluso en una de ellas un capellán escocés hizo una lectura bilingüe de un salmo. Los soldados intercambiaron comida y regalos que les habían enviado desde sus casas, y botones del uniforme para guardarlos de recuerdo, y jugaron a fútbol.

“Nadie quería seguir con la guerra, asegura Weintraub. Pero los superiores sí, y amenazaron con castigar a quien desobedeciese. Con el año nuevo ambos bandos “reanudaron su actividad”, dice el historiador. Pero en sus cartas y diarios los soldados reflejaron el grato recuerdo de la tregua: Qué maravilloso, escribió un combatiente alemán, y qué extraño al mismo tiempo”.

La tregua comenzó en la víspera de la Navidad el 24 de diciembre de 1914, cuando las tropas alemanas comenzaron a decorar sus trincheras, luego continuaron con su celebración cantando villancicos: específicamente “Stille Nacht” (“NOCHE DE PAZ”). Las tropas británicas en las trincheras al otro lado respondieron entonces con villancicos en inglés.

Soldados que se habían estado matando entre sí por decenas de miles durante meses, salieron de sus trincheras empapadas para buscar un resquicio de humanidad entre los horrores de la Primera Guerra Mundial. En los Campos Flandes, a través de la línea divisoria entre trincheras una tregua espontánea devolvió durante unas horas “EL ESPÍRITU HUMANO A LOS COMBATIENTES”.

Las treguas se repitieron en años consecutivos pese a las reticencias de los mandos superiores de ambos bandos.

La noticia de la tregua y de todos los gestos de fraternidad de los soldados con sus enemigos llegaron a los cuarteles generales de ambos bandos y los oficiales de salón que orquestaron la guerra y mandaban a sus hombres a morir sin miramientos no se mostraron para nada conformes.

Toda la Primera Guerra Mundial había estallado tras pasar años promoviendo unos ideales pro belicistas y ultranacionalistas que dibujaban a los otros países como enemigos mortales y colocaba a los ciudadanos en una difícil posición: “o ellos o nosotros”.

Una tregua como la vivida durante el día de Navidad podía tirar por tierra todo eso e incluso hacer pensar a más de uno que AQUELLA GUERRA EN LA QUE MORIRÍAN ALREDEDOR DE 60 MILLONES DE PERSONAS ERA UN SINSENTIDO (QUE LO ERA). Los soldados alemanes que habían participado en la tregua fueron retirados de esas posiciones y enviados al frente oriental, cientos de franceses fueron fusilados para servir de ejemplo y los periódicos británicos fueron censurados para que no se conociera la peculiar escena que se había vivido.

Los altos cargos y gobiernos de tres países que presumían de ser totalmente contrarios los unos de los otros coincidieron al intentar silenciar y hacer desaparecer cualquier prueba de que sus soldados preferían la paz antes que la guerra y que, bajo sus uniformes y sus banderas, seguían siendo seres humanos y no carne para el matadero.

Referencias: 

Ashworth, T. (1980). The Elementary Forms of Live and Let Live: Christmas Truces, Fraternisation and Inertia. The Problems of Communication. , 24-47. https://doi.org/10.1007/978-1-349-04356-9_2.

Kaczmarek, B. (2022). Rozejm bożonarodzeniowy 1914 r. w listach kapitana Edwarda Hulse’a. Rocznik Przemyski. Historia. https://doi.org/10.4467/24497347rph.22.024.16649.

Baguley, M., & Kerby, M. (2021). A beautiful and devilish thing: children’s picture books and the 1914 Christmas Truce. Visual Communication, 21, 518 – 541. https://doi.org/10.1177/1470357220981698.

Fuente: https://www.muyinteresante.es/

Los venezolanos nos hemos caracterizado por ser parte de un pueblo pacifista por excelencia, aun habiendo pequeñísimos sectores que han recurrido a diferentes formas de violencia para alcanzar el poder. El venezolano integro en sus principios y valores sólo ha esgrimido las armas en contra de la opresión, la tiranía, contra aquellos que han pretendido invadir nuestro territorio… “CONTRA LA MALDAD”.

Es mi pregón que:

“EN LA FE ESTÁ LA VERDADERA VIDA”.

A los habitantes de mi querida y única Patria, Venezuela, y especialmente a los coterráneos, familiares y amigos que se encuentran dispersos por el mundo, recordando a Andrés Eloy Blanco tarareando “LAS UVAS DEL TIEMPO”, desde los más profundo de mis sentimientos, les deseo…

“¡FELIZ AÑO NUEVO!”.

Maximilioano Pérez A.

Síguenos en

Recientes