domingo 25, febrero 2024

#OPINIÓN El Cafecito Caliente: Irán… ¿Buen amigo de Venezuela? (Parte I)

Más artículos

La historia de Irán puede hacer referencia a la historia del país con el mismo nombre, pero también se utiliza, en un sentido más amplio, para referirse a la historia del llamado Gran Irán (denominado los continentes culturales iranio en la Encyclopædia Iranica), un extenso territorio que abarca la zona que va desde el Éufrates al oeste hasta el río Indo y el Jaxartes en el este y desde el Cáucaso, mar Caspio y mar de Aral en el norte al golfo Pérsico y el golfo de Omán en el sur. El Gran Irán incluye las modernas naciones de Irán Azerbaiyán, Afganistán, Turkmenistán, Tayikistán, Uzbekistán, las partes orientales, las partes orientales de Turquía e Irak y las partes de Pakistán que quedan al oeste del Indo. En esta región se desarrollaron algunas de las civilizaciones más antiguas del mundo, con varios sitios arqueológicos con más de 10 000 años de antigüedad. 

En su era arcaica, la región fue pobladas por pueblos de la meseta iraní, como la civilización manaeana en Azerbaiyán, la civilización de Jiroft en Kermán (5000 a. C.) o el reino elamita (1100 a. C.). El Imperio medio fue el primer Estado en unificar todo Irán, conquistando a los reinos vecinos alrededor del siglo VII a. C. En el año 550 a. C., Ciro el Grande estableció el Imperio Persa, considerado como la primera superpotencia de la Historia. ​ Su imperio desaparecido por las conquistas de Alejandro Magno fue sucedido por las dinastías parta y sasánida. Durante su segundo periodo de esplendor, Irán estuvo en constante conflicto con el Imperio romano, particularmente sobre el control de Armenia y Mesopotamia. La era clásica iraní terminó en el año 651, con la Conquista musulmana de Persia.

El Imperio iraní fue restaurado en 1501 por la Dinastía safávida, que impuso el Chiismo como única religión. Desde entonces Irán destaca por ser la única nación en la que esta rama del islam funciona como religión oficial. Sucesivas dinastías gobernaron Irán hasta la Revolución de 1979, en la que fue destronado Mohammad Reza, último Sah. La actual República Islámica de Irán nació el 1 de abril del mismo año. ​

Hasta 1935, Irán fue conocido en Occidente como Persia, nombre derivado del griego Persis, usado para referirse a la nación irania, su pueblo y sus imperios antiguos. Los iraníes identificaban a su país con el nombre ērān (“de los iraníes”) desde el período sasánida. El nombre Persia proviene de la región del sur de Irán, llamada Fars/Pars, derivado de Parshua, lugar de origen del Imperio persa. Fuente: Wikipedia.

En Irán: Urge acción internacional para detener la matanza masiva de manifestantes.

 El 4 de noviembre, las fuerzas de seguridad mataron de manera ilegítima al menos a 18 manifestantes, transeúntes y fieles religiosos entre ellos dos menores, e hirieron a decenas más durante la represión letal de las protestas mayoritariamente pacíficas celebradas tras la oración del viernes en la ciudad de Khash, provincia de Sistán y Baluchistán. Este último incidente mortal en la provincia de Sistán y Baluchistán pone de relieve que las personas manifestantes de la minoría baluchi oprimida se están llevando la peor parte de la particularmente despiadada represión de las manifestaciones que están ejerciendo las fuerzas de seguridad.

Una declaración publicada el 4 de noviembre afirmaba: “Tras las oraciones del viernes (…) miembros de las fuerzas de seguridad uniformados y vestidos de civil dispararon fuego real directamente contra fieles religiosos que protestaban pacíficamente

Dispararon con munición real en la parte superior del cuerpo, en la cabeza y el pecho. La mayoría de las personas que perdieron la vida eran menores de edad y jóvenes.

Un testigo presencial contó a Amnistía Internacional:

Vi con mis propios ojos a siete personas que recibieron disparos y murieron, y a muchas otras que resultaron heridas. Todas las personas que murieron habían recibido disparos en el corazón o en la cabeza. Quienes recibieron disparos en la cabeza o el corazón murieron en el acto.”

Los documentos oficiales filtrados que ordenan una represión mortífera ponen de relieve la necesidad de adoptar medidas internacionales. Las autoridades iraníes han movilizado su maquinaria de represión para aplicar de forma implacable medidas enérgicas contra las protestas celebradas en todo el país, en un intento de frustrar cualquier cuestionamiento de su poder, según Amnistía Internacional. Sin una actuación colectiva coordinada de la comunidad internacional que vaya más allá de declaraciones de condena, un número incalculable de personas más corren peligro de morir o ser mutiladas, torturadas, agredidas sexualmente y encarceladas. 

El desencadenante de las protestas fue la indignación causada por la muerte bajo custodia el 16 de septiembre de 2022 de Mahsa (Zhina) Amini, de 22 años, días después de ser detenida por la policía “de la moral” por no cumplir la legislación abusiva y discriminatoria de Irán sobre el uso obligatorio del velo. Sin embargo, las protestas pasaron rápidamente a centrarse en quejas más generales contra la clase política y engloba las demandas del fin del sistema de la República Islámica y el establecimiento de un sistema democrático laico respetuoso de los derechos humanos. La campaña actual de las autoridades para aplastar estas protestas ha implicado el despliegue amplio de la policía antidisturbios, la Guardia Revolucionaria Islámica, la fuerza paramilitar Basij, la Fuerza de Aplicación de la Ley de la República Islámica de Irán y agentes de seguridad vestidos de civil.

La represión ha causado la muerte de decenas de hombres, mujeres, niños y niñas, y lesiones terribles a centenares de personas más. Amnistía Internacional ha obtenido la copia de un documento oficial filtrado en el que consta que, el 21 de septiembre de 2022, la Jefatura General de las Fuerzas Armadas dictó una orden a los jefes en todas las provincias con instrucciones de “reprimir con severidad” a manifestantes a los que se calificaba de “alborotadores y antirrevolucionarios”. La Jefatura General de las Fuerzas Armadas es la entidad de mayor rango encargada en Irán de la coordinación y supervisión de la conducta de las fuerzas armadas y paramilitares, así como de los organismos encargados de hacer cumplir la ley tales como la policía. La orden filtrada explica los motivos del aumento significativo del uso de munición real contra manifestantes en todo el país, que sólo la tarde del 21 de septiembre provocó la muerte de decenas de personas.

Amnistía Internacional ha obtenido otro documento filtrado en el que consta que, el 23 de septiembre, el jefe de las fuerzas armadas en la provincia de Mazandarán ordenó a las fuerzas de seguridad destacadas en las zonas principales “reprimir sin piedad, incluso causando muertes, cualquier disturbio de alborotadores y antirrevolucionarios”. Los datos recopilados por Amnistía Internacional sobre el uso generalizado de medios letales contra manifestantes suscita la gran preocupación de que las fuerzas de seguridad o tenían intención de matar a quienes se manifestaban o sabían con suficiente grado de certeza que la muerte sería la consecuencia necesaria del uso de armas por su parte en tales circunstancias, y aun así persistieron. En ambos casos, el derecho internacional establece que los homicidios causados por dicho uso ilegítimo de armas de fuego no se consideran accidentales, sino deliberados, y constituyen ejecuciones extrajudiciales. El baño de sangre más reciente que ha tenido lugar en el marco de las protestas tiene su origen en una profunda y prolongada crisis de impunidad sistémica que impera desde hace tiempo en Irán con respecto a los crímenes más graves conforme al derecho internacional. Fuente: Infobae.

¿LA VIDA POR UN VELO?

En Venezuela… ¿Cuántas son las víctimas por haber participado en protestas pacíficas?

Maximiliano Pérez A.

Síguenos en

Recientes