domingo 25, febrero 2024

#OPINIÓN El fondo chino es un barril sin fondo

Más artículos

China es la potencia política y económica que compite de tú a tú con Estados Unidos. Su crecimiento en producción agrícola, su impresionante desarrollo manufacturero y su presencia como gigante financiero, la colocan como una referencia fundamental en el funcionamiento planetario.

Con Venezuela tiene 480 acuerdos firmados, de todo tipo y todos de absoluta opacidad. La relación se inicia con la presidencia de Hugo Chávez, quien era recibido en  la nación asiática como un líder continental y socio geopolítico para abrir las puertas de América Latina a sus negocios.

Imposible determinar el monto de los millones de dólares involucrados porque son acuerdos militares, financieros, industriales y comerciales sobre los cuales no se rindió cuentas a nadie. Solamente del Fondo Chino Venezolano se sabe algo, gracias a investigaciones hechas por Transparencia Venezuela, dinero este que sin saber cuál es el porcentaje  que representa del total involucrado en esta sociedad a ciegas, es un buen ejemplo de la manera que se llevaron y se llevan las relaciones entre ambos países.

Desde el 2008 al 2011 Pdvsa ha transferido al Fondo Chino 10 mil 458 millones de dólares y de estos se han asignado a distintos proyectos seis mil 54 millones de dólares; por tanto no está claro el destino de los cuatro mil 404 millones de dólares restantes.

De los seis mil millones tampoco hay evaluación confiable y lo que se observa en todo el país como resultado de la gestión del Fondo Chino son  obras sin terminar en completo abandono y sobre las cuales no hay ninguna rendición de cuentas.

Pero estos 10 mil millones de dólares entregados a PDVSA son apenas una parte muy pequeña del total de transferencias, muchas de las cuales fueron destinadas a elaboración de proyectos a los cuales nunca se les hizo evaluación.

Pero ajustándose a las cifras dadas por Transparencia tenemos que son más de diez mil millones de dólares malbaratados, que ahora significarán un gran aporte para las escuálidas finanzas del Estado Venezolano cuyo presupuesto anual ronda los trece mil millones de dólares.

Cálculos realizados por observadores independientes dan una cifra total de dinero entregado por Venezuela al Fondo Chino superior a los cincuenta mil millones de dólares, pero sin pruebas es difícil sostener esta aseveración, lo cierto es  que de manera ingenua el gobierno venezolano entregó ingentes cantidades de dinero a los chinos con la esperanza infantil que este gigante financiero pondría enormes cantidades de dinero para construir obras a lo largo y ancho del país, para al final concluir que no se vieron los resultados de la inversión y encima de eso quedamos con una deuda inmensa que obligó a la nación a mandar petróleo en grandes cantidades a China  para abonar parte del saldo negativo que arrojaron los acuerdos económicos.

Y esa parece ser la historia recurrente del régimen venezolano, el hacer pactos oscuros con diferentes países que supone como salvadores y termina con los platos rotos en la cabeza, dando Venezuela  lo que no tiene y además de arruinados con deudas enormes que debe pagar a costillas de la pobreza de todo un pueblo ahogado en la pobreza, enfermedades y sin servicios públicos.

Así son los negocios de nuestro gobierno con sus socios estratégicos, como el Fondo Chino que resultó ser un barril sin fondo, un ventajismo grosero que en nombre del socialismo ha hundido a la nación en carencias que fueron superadas durante el periodo democrático y que hoy regresan con furia devastadora contra un pueblo huérfano de leyes y protección institucional.

Jorge Euclides Ramírez

Síguenos en

Recientes