domingo 25, febrero 2024

#OPINIÓN Rusia y sus relaciones con Venezuela

Más artículos

Rusia ha estado buscando fortalecer sus relaciones con América Latina y ha establecido alianzas con varios países de la región, incluyendo Venezuela. En los últimos años, Rusia ha ampliado su presencia en la región y ha aumentado su cooperación en áreas como la energía, las inversiones, el comercio y las finanzas.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció en diciembre de 2018 la firma de varios contratos con Rusia para la inversión de más de 6.000 millones de dólares en proyectos conjuntos en los sectores petrolero y aurífero.

Venezuela es uno de los más importantes aliados comerciales y militares de Rusia en América Latina. Por lo que Rusia y Venezuela han llevado a cabo varios proyectos de cooperación en áreas como energía, inversiones, comercio y finanzas, entre otras. En marzo de 2021, se firmaron doce acuerdos en materia financiera, energética, comercial, militar, alimentaria, de salud y otros campos. Aunque los detalles específicos de estos acuerdos no se han hecho públicos, se conoce que incluyen cooperación en la exploración y producción de petróleo y gas.

En noviembre de 2017, Rusia y Venezuela firmaron un acuerdo de reestructuración de deuda en donde Rusia otorgó un préstamo de $1 mil millones a Venezuela para ayudar a la nación a pagar sus deudas internacionales. Eso permitió al país hacer pagos “mínimos” a Moscú y reprogramar así sus pagos para los próximos seis años, y de esta manera, ayudar al gobierno venezolano a cumplir sus obligaciones con otros acreedores. No se ha hecho público si en otros posteriores acuerdos se incluyeron préstamos adicionales.

No se ha encontrado evidencia concluyente que sugiera que Rusia esté detrás del uranio venezolano. Sin embargo, Rusia ha establecido una alianza militar con Venezuela y ha vendido armamento a las fuerzas armadas venezolanas

En el caso específico de Venezuela, Rusia ha establecido un compromiso militar con el país. La decisión de Venezuela de migrar su modelo militar hacia el ruso y el chino se debe en gran parte a la ruptura de los históricos vínculos existentes entre las Fuerzas Armadas de Venezuela y Estados Unidos. Además, Rusia ha buscado establecer puntos de apoyo en el hemisferio occidental para desafiar un orden mundial que, desde el Kremlin, se percibe sesgado en favor de los intereses estadounidenses

El gobierno asegura que está buscando la desdolarización del país, activando en paralelo, el sistema de Pago Ruso “Mir”, el cual, según el ministro de Asuntos Exteriores, Yván Gil, cuenta ya con una cobertura del 100% en la Isla de Margarita y zonas turísticas. Este sistema facilita transacciones en rublos rusos, fortaleciendo la comunicación financiera entre los Bancos Centrales de Rusia y Venezuela.

Dentro de ese marco, históricamente, la inmigración rusa en Venezuela ha sido un tema y un fenómeno que se ha dado desde 1947, cuando llegaron a Venezuela los primeros inmigrantes rusos. Aunque no se dispone de una cifra exacta, se estima que, actualmente, la población legal rusa en Venezuela supera el millar de personas. Por supuesto sin contar la llegada de militares que de manera circunstancial arriban a Venezuela y que no forman parte de esa estadística.

De todo esto, resulta concluyente que Rusia está apostando fuerte a su permanencia en el territorio Venezolano, aunque Venezuela no tenga un beneficio geográfico o cultural notorio de esta relación, observamos que es producto de una ideología política, por lo que no luce viable a largo plazo, amén de que la posición de Rusia está comprometida por la situación con Ucrania, lo cual ha obligado a desviar la mirada, al menos por ahora, de la política expansionista de Rusia en Latinoamerica.

Veremos…

Carlos del Campo

Analista Internacional

delcampocarlos636@gmail.com

Síguenos en

Recientes