domingo 25, febrero 2024

#OPINIÓN Se favorece a la industria automotriz iraní, en desmedro de la escasa producción local

Más artículos

El gobierno de Maduro anunció la llegada de un nuevo lote de carros de la marca Saipa e IKCO, los cuales son ensamblados en Irán, y son traídos como parte de los convenios de cooperación entre Venezuela y la nación persa.

Los automóviles reposan actualmente en el estacionamiento del Aeropuerto Internacional de Maiquetía, junto con un gran remanente de un lote enviado a inicios de este año, sin ningún tipo de protección especial, situación que permite un deterioro de estos vehículos sin ni siquiera ser estrenados, observándose que las ventas han sido prácticamente nulas

El ministro de Transporte del régimen de Maduro, Ramón Velásquez Araguayan, anunció que están trabajando con la banca pública y privada para concretar algunos créditos que permitan a los venezolanos adquirir los vehículos los cuales tienen un costo de 12.000 y 18.000 dólares dependiendo del modelo que se elija.

Venezuela ha sufrido una escasez severa de vehículos durante varios años por la paralización de las plantas ensambladoras. Esta importación de vehículos iraníes tiene un impacto mixto en la economía venezolana. Pudieran tener implicaciones negativas, incluyendo el posible deterioro de la seguridad vial, ya que los vehículos iraníes no siempre cumplen con los estándares de seguridad internacionales. Esto podría aumentar el riesgo de accidentes de tráfico y el aumento de la dependencia de Venezuela de Irán, así como la eventual falta de repuestos, ya que no se cuenta con una cadena de garantía sólida ni mucho menos.

Es un hecho que esta importación puede hacer más daño a la industria automotriz venezolana, la cual ha estado luchando durante años para tratar de sobrevivir. No pareciera lógico que se favorezca la industria de otros países en desmedro de la industria local, ya que se puede traducir en mayor pérdida de empleos y la disminución de la inversión. A su vez, puede ser perjudicial para el medio ambiente ya que los vehículos iraníes suelen ser menos eficientes en el consumo de combustible que los vehículos producidos bajo otros controles de calidad y otras normativas internacionales. La importación de vehículos iraníes puede contribuir a aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero en Venezuela.

Es importante señalar que estas implicaciones son sólo potenciales. El impacto real de la importación de vehículos iraníes a Venezuela dependerá de una serie de factores, como la calidad de los vehículos, el precio de los vehículos y la capacidad de Venezuela para absorber la producción iraní, así como un agresivo plan de financiamiento, ya que a pesar de tener un costo en apariencia razonable, el venezolano promedio no cuenta con ingresos suficientes para abordar este tipo de inversión.

Veremos…

Carlos del Campo

Analista Internacional

delcampocarlos636@gmail.com

Síguenos en

Recientes