Tras el deceso de un paciente del Servicio de Nefrología de Acarigua, en Portuguesa, por falta de atención médica y combustible para acudir a otro centro de salud distinto al Hospital «Dr. Jesús María Casal Ramos», donde no fue atendido, sus compañeros de la unidad de diálisis protestaron para denunciar el caso.

Indicaron que Cruz Sejiai, el hombre fallecido, acudió el pasado jueves a la sala de aislamiento de COVID-19 del hospital de Acarigua, en búsqueda de atención médica, pero en este lugar no fue atendido por el colapso del área, no había medicamentos ni pruebas de descartes del virus

«Les dijeron que lo llevaran al CDI de Villas del Pilar, pero su esposa manifestó que no te la combustible para llegar al sitio, así que nuestro compañero lastimosamente fallecido en horas de la noche del jueves», expresó Marialber Martínez, paciente renal.

Hasta la fecha, de 134 pacientes que eran en la unidad, en tres meses han fallecido alrededor 10.

Tres decesos se han producido en septiembre, por síntomas asociados al coronavirus.

El desabastecimiento de combustible afecta a los pacientes con COVID-19 que ahora serán parte del cuarto turno de hemodiálisis que se habilitó como un plan de contingencia.

«Estos compañeros quedarían para el último turno, y dos son de lejos, quiere decir que saldrían después de las 8 de la noche, cuando no hay transporte público y tampoco tienen gasolina para movilizarse en vehículos particulares», expresó Martínez.

Lea también: