Un llamado a la colectividad tachirense para intensificar las medidas de prevención contra la COVID-19, hizo este miércoles 24 de junio Monseñor Mario del Valle Moronta, obispo de la Diócesis de San Cristóbal, ante el preocupante incremento de los casos positivos en la entidad tachirense.

“Es necesario llamar a la reflexión porque la cosa es en serio, no es una «tomadera de pelo» como mucha gente lo ha asumido, no es una noticia cualquiera, es una situación muy grave que amerita además del uso del tapaboca y del lavado frecuente de las manos cumplir con el distanciamiento social y las recomendaciones dadas no solo por los voceros regionales y nacionales sino por los entendidos en la materia, los médicos y las autoridades sanitarias”, afirmó la máxima autoridad del clero en el Táchira en reunión sostenida con la gobernadora Laidy Gómez.

«Quiero hacer – prosiguió- una solicitud muy especial a los habitantes de las zonas donde se ha detectado con mayor fuerza el brote de la enfermedad para que lo tomen con la relevancia que merece, que sepan que no es situación leve sino que es bastante delicada y que tenemos que enfrentar con fortaleza y determinación, pueden estar seguros que con la ayuda de la oración y del trabajo del personal médico podremos superar esta crisis”, aseveró.

Lea también: