#Táchira | “Venezolanos se alimentan una vez al día”

Con una actividad denominada “El hambre sigue, Venezuela agoniza”, dirigentes del Frente Amplio Venezuela Libre en Táchira, docentes y la Fundación Redes, protestaron a las afueras de la Defensoría del Pueblo en el centro de la ciudad capital para hacer un llamado ante la situación alimenticia de los niños y jóvenes en el país.

Gladys Chacón, presidente del Colegio de Licenciados en Táchira, y secretaria regional del Frente Amplio, argumentó que los planes de alimentación escolar en Táchira, no cumplen con la expectativa nutricional necesaria para los menores, además denunció que el dinero invertido en este programa estaría siendo presuntamente desviado.

“Los recursos para el Programa de Alimentación Escolar -PAE- no sabemos donde estarán parando porque no lo están dando, esa es la pregunta que nos hacemos todos los venezolanos, ¿a dónde va ese dinero que debe ser invertido a la alimentación de los niños?”, exclamó Gladys Chacón.

Críticas ante la entrega de bolsas CLAP

Por su parte el dirigente político del Táchira, Jesús Báez, denunció que la desnutrición en la región ha aumentado considerablemente en los últimos años, mientras el ejecutivo nacional no busca soluciones. Indicó que el plan piloto alimenticio que se maneja con el Comité Local de Abastecimiento y Producción -CLAP-, no cumple con las necesidades del ciudadano.

“La gran mayoría de ciudadanos están aguantando hambre, están haciendo una sola comida al día y no tienen un plan de nutrición necesario, porque la dieta del venezolano es solo carbohidratos, arroz, frijoles, harinas, es lo único que viene en el CLAP, es lo único que el ciudadano puede adquirir con el sueldo mínimo que se devenga”, afirmó.

Asegura que en vez de una herramienta de alimentación, el sistema de CLAP se ha convertido en un método de control social. “El CLAP ni siquiera está cerca de lo que es el plan de alimentación o las calorías que se necesitan porque lo único que traen esas bolsas es arroz de mala calidad, harina de mala calidad y frijoles, sin proteína, para lo único que si ha servido es para que los enchufados sigan haciendo negocios a costillas del hambre y la gran necesidad que pasamos los tachirenses y venezolanos”, argumentó Báez.

Aprovechó la oportunidad para denunciar que en ocasiones las bolsas de comida CLAP son recibidas en estado de descomposición, o con gorgojos, las cuales son desperdiciadas.

Reporte y foto: Luzfrandy Contreras