Las fallas en la recolección de basura agravan cada vez más la crisis de salud pública en las comunidades trujillanas; cuyos habitantes reclaman que en más de una ocasión han recurrido a las autoridades para manifestar el problema, pero no han obtenido soluciones.

En el municipio Carvajal, las comunidades se han convertido en vertederos de basura. Esto se debe a que el camión que debe ser enviado por el alcalde no volvió a recorrer las calles del pueblo. En este sentido, los afectados se encuentran muy preocupados, ya que la acumulación de desechos sólidos representa un riesgo para la salud.

Por su parte, los habitantes del sector Santa Cruz en el municipio Valera, exigen que se realice una limpieza completa en la antigua carretera hacia Motatán. Esto debido a que las fallas en el servicio de aseo público, han convertido, ese camino no asfaltado, en un basurero.

De este modo, las comunidades trujillanas se encuentran hundidas entre la basura. Mientras sus habitantes reclaman el servicio de aseo urbano, los alcaldes ignoran todas las peticiones.