Este viernes habitantes del pueblo de Chejende, en el municipio Candelaria del estado Trujillo, salieron a las calles para alzar su voz de protesta, al tener más de ocho meses sin el servicio de agua.

La dirigente Yenire Ochoa indicó que son varios sectores los afectados y unas 300 familias aproximadamente, indican que los servidores públicos no les dan razón de las fallas.

Las personas que asistieron a la concentración llegaron hasta la Alcaldía de Candelaria, en donde fueron recibidos por el concejal Alirio Terán, conformándose una comisión para el día lunes acudir hasta el Sistema Hidráulico Trujillano para buscarle una solución a las afectaciones.

Ochoa resaltó que el gobierno municipal no con cisternas les surten, las familias se organizan los que pueden para poder pagar camiones cisternas, pero ya están agotados ante la poca calidad de vida que tienen.