miércoles 29, junio 2022
Promedio de temperatura mensual

68 de 100

Leishmaniasis: La enfermedad que azota poblaciones vulnerables de Trujillo

Más artículos

Una pequeña de dos años sufre en su hogar ubicado en Jiménez del municipio San Rafael de Carvajal en el estado Trujillo, por no poder trasladarse hasta el centro médico del estado en el que se encuentran las inyecciones para curarse de la antigua enfermedad.

Ana Belén, nombre ficticio, es la niña de dos años y 11 meses que tiene la cara y los pies marcados por las ulceras que produce la leishmania. Cinco meses atrás la pequeña comenzó a presentar síntomas de la enfermedad, pero recibió el diagnostico acertado hace 30 días, aproximadamente. Esto se debe a que la infanta reside en Jiménez, un sector rural ubicado a unos 15 kilómetros del hospital más cercano.

La abuela de la niña afirma que durante los primeros síntomas fue trasladada, en dos oportunidades, al Hospital Universitario Pedro Emilio Carrillo, ubicado en el municipio Valera, con la ayuda de un vecino que posee una moto; en esas consultas le recetaron medicamentos que no hicieron ningún efecto. Por lo que, decidieron esforzarse para pagar un médico privado, el cual diagnosticó a la pequeña con leishmaniasis.

En efecto, el especialista debió referir a Ana Belén al Hospital de Valera, porque en ese centro médico se encuentran las inyecciones para combatir la enfermedad. Sin embargo, la abuela lamenta que la niña no ha recibido el tratamiento por falta de gasolina para el traslado.

“Hace 15 días el vecino de la moto consiguió gasolina, ese día llevamos a Belén, pero en el centro médico no había luz y tuvimos que devolvernos igual como llegamos” relata. La abuela cuenta que desde entonces no han podido volver, ya que el departamento en el que se aplica y realizan los exámenes correspondientes para la leishmania trabajan solo los días martes.

Por su parte, el epidemiólogo José Antonio Román declaró al Diario de Los Andes que ha tratado 4 casos de leishmania, en los que incluye a la pequeña Ana Belén; y, alertó a la Unidad Sanitaria del estado Trujillo tomar medidas preventivas de manera inmediata, ya que se desconocen la cantidad de personas contagiadas que se encuentren en el municipio Carvajal, exactamente menciona la zona desde Cubita hasta Jimenez, lugar de procedencia de los pacientes que ha atendido.

En este sentido, la abuela de Belén afirma que tiene vecinos y otro familiar que padecen de la misma sintomatología, pero no se han podido trasladar a los centros médicos por falta de transporte o gasolina. “Solo utilizamos aceite con orégano para espantar a los zancudos” concluye.

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes