Yolanda Rangel relata que está obligada a cocinar a leña en su casa ubicada en el municipio Rafael Rangel, en Trujillo, porque tiene seis meses sin gas doméstico.

“Hay niños pequeños que necesitan tener sus alimentos al día y a veces no lo tienen”, cuenta Yolanda, quien debe preparar todos los días un fogón a leñas en su casa para poder cocinar.

La ciudadana afirma que debe comprar la leña para alimentarse, “en el precio que me la dejen, lo más común es 100.000 bolívares” declara.

Cansada de la situación Yolanda expresa que en ocasiones ha sentido ganas de protestar en las calles de su sector, pero la falta de comunicación con sus vecinos le impide tener el apoyo necesario para hacerlo.

Por otra parte, la habitante de El Socorro lamenta que en ocasiones la lluvia hace que se retrase aún más el proceso de cocción de los alimentos.

“A veces nos llueve, y tengo que parar la comida por eso” comenta la trujillana que vive con su hija, y sus nietos menores de edad.

Lea también: