La soledad de las calles, la falta de alumbrado público y la ausencia de patrullaje policial son caldo de cultivo ideal para el hampa. Es por ello que los vecinos del sector Cumbres de Maracaibo se cansaron de las excusas que les dan cuando llaman al servicio de emergencia 911 y por eso idearon varias estrategias para cuidarse a si mismos.

Empezaron alumbrando las áreas más susceptibles a robos, también tienen un plan de vigilancia donde se turnan para estar atentos, a pesar de ésto, se han registrado incursiones a residencias y atracos a transeuntes.

Los pretextos están a la orden del día, cada vez que llaman al servcio de emergencias les dicen que no hay patrullas, que no tienen gasolina o peor aun, les dicen que se presentarán y no lo hacen.