sábado 13, agosto 2022
Promedio de temperatura mensual

69 de 100

Victoria de Gustavo Petro en Colombia es un revés para la oposición y para la democracia venezolana

Más artículos

El economista de profesión e izquierdista por ideología política, Gustavo Petro, se impuso en la segunda vuelta electoral en Colombia, sacándole una ventaja del 3% a su contrincante Rodolfo Hernández y además se convirtió en el presidente electo más votado en proceso de balotaje en el vecino país.

En más de 60 años de democracia colombiana, el también ex guerrillero es el primer progresista en llegar al palacio de Nariño, y esto sin duda alguna, significará un giro de 360 grados en la política internacional de ese país y en la que por supuesto está incluida Venezuela.

Ante este escenario, Termómetro Nacional conversó con algunos consultores y analistas políticos, quienes explicaron que la victoria de Gustavo Petro, es un duro golpe para la oposición venezolana y para cualquier intento de democratización en nuestro país.

“En los primeros 100 días de gobierno de Gustavo Petro no vamos a ver decisiones muy radicales, sin embargo, estamos seguros que restablecerá las relaciones diplomáticas con el gobierno de Nicolás Maduro a la brevedad posible. De hecho podríamos considerarlo una de sus promesas electorales, por lo cual yo creo que en estos primeros 100 días va a dedicarse precisamente a aprovechar el capital político que tiene por su triunfo, para poder implementar todas aquellas medidas que sean precisamente pendientes a favorecer su imagen, a posicionarlo dentro de aquellos sectores que se le resisten”, explicó Ignacio Belisario consultor con un master en Análisis Político y Electoral.

Advirtió que el nuevo mandatario no es el mexicano Andrés Manuel López Obrador o Gabriel Boric de Chile, por lo tanto su línea de gestión estará marcada por la influencia de Cuba, Nicaragua y Venezuela.

“Petro es un ex guerrillero profundamente de izquierda radical, que sin lugar a dudas milita en las causas más nauseabundas del populismo de izquierda, porque una cosa es ser de izquierda (…) y otra cosa es militar en las causas de Fidel Castro y compañía. No podemos dejar de lado de dónde viene y en dónde se ha formado ideológicamente, y además de eso, tampoco podemos dejar de lado de dónde proviene y dónde se ha formado financieramente el movimiento en el cual se desenvuelve políticamente, que no es más que el financiamiento del castrismo y del chavismo a distintos movimientos de izquierda en la región”, sentenció.

Belisario también expresó que “Colombia siempre ha sido un contrapeso en materia de política internacional al castrismo, porque en Colombia nunca había habido un gobierno de izquierda, entonces evidentemente ahora hay un gobierno que no solamente es de izquierda, sino que es de la izquierda más castrista que queda por estos espacios geográficos, y evidentemente yo sí creo que Gustavo Petro va a ser un aliado, no voy a decir irrestricto al chavismo y al castrismo porque al fin y al cabo no le conviene (…), sin embargo yo sí intuyo que va a haber un giro hacia apoyar, o por lo menos hacerse la vista gorda, no ser tan contundente, cuando los pronunciamientos respecto a sus aliados regionales que sin lugar a dudas no son otros que el chavismo y el castrismo”.

No descartó que el presidente electo de Colombia asuma la misma actitud que tiene el presidente de Argentina Alberto Fernández, quien ya se ha quitado la careta con respecto al régimen de Nicolás Maduro.

“Alberto Fernández en algún momento tuvo una postura crítica con Venezuela y ahora vemos cómo ha cambiado el discurso. Ahora bien, es muy probable que Petro haga lo mismo, sin embargo, todo dependerá de cuánto poder pueda consolidar en Colombia, porque pudiese asumir posturas más radicales”, añadió.

Se pierde un aliado importante

Por otra parte, Pablo Andrés Quintero, politólogo y consultor político, expresó que la oposición ha perdido un aliado importante en el continente como lo es el gobierno Colombiano.

“Colombia era uno de los aliados más comprometidos con la causa democrática de la agenda de Guaidó, no de toda la oposición venezolana, sino de él. Esto revela una vez más el fracaso de la estrategia de Juan Guaidó de sumar apoyos internacionales”, explicó.

Explicó que es muy difícil un acercamiento entre Colombia y la oposición en esta nueva etapa, porque no existe sintonía entre las partes.

“Petro no está en sintonía, ni ideológica ni política, con la oposición venezolana y mucho menos con Juan Guaidó. Hay muchísimo distanciamiento y se va a ver reflejado en el momento en que Gustavo Petro comience a restablecer relaciones con el gobierno de Nicolás Maduro”, indicó en declaraciones a la Voz de América.

La izquierda sigue ganando terreno en el continente

Marco Hernández López, presidente de Hercon Consultores, asegura que la derecha en América Latina está contra las cuerdas, con la más reciente victoria de Gustavo Petro en Colombia.

“El triunfo de Petro en Colombia vuelve a reflotar la clásica pregunta: ¿es América Latina de izquierda? Algunos investigadores en materia económica, social y política, reflexionan en sus diversos análisis que el triunfo de la izquierda en América Latina se debe al sufrimiento económico de los países de la región, el aumento de la desigualdad y el descontento de la ciudadanía con los gobernantes de derecha”, indicó.

El especialista sostiene que todas las elecciones presidenciales en América Latina del año 2022 nuevamente se mueven dentro de una intencionalidad conectada a las ideologías progresistas de izquierda, dándoles avance a los gobiernos de este tipo, que cada vez cobran más terreno en este continente y dejan fuera a la derecha.

“Nuevamente, los candidatos de izquierda fueron los favoritos en las urnas en Chile, Honduras, Colombia y se espera que también en las elecciones de Brasil la derecha quede desplazada, según los estudios de opinión. Ahora bien, si en mes de octubre gana Lula en Brasil, la significación es que la izquierda se apoderaría de las seis economías más grandes de América Latina”, puntualizó.

En este sentido, añade que “el hecho de que América Latina posea altos niveles de desigualdad no implica que la izquierda vaya a mantenerse en el poder eternamente, los cambios políticos no duran por siempre y la alternancia es un elemento central del juego democrático”.

“En síntesis, los especialistas deslizan sus análisis: en América Latina, los últimos resultados electorales evidencian las dificultades para construir mayorías políticas, una tarea compleja y difícil. La región requiere reconstituir pactos sociales nacionales que le garanticen estabilidad y le permitan mejorar las oportunidades para la gobernabilidad democrática. Sin embargo, las fracturas y las polarizaciones presentes en la mayoría de los países de la región dificultan la labor gubernamental y la posibilidad de generar las condiciones para ejercer los derechos ciudadanos y activar a la ciudadanía, tanto en el ámbito político como en el económico y social. En este marco, los resultados electorales muestran las grandes divisiones dentro de cada país, entre el norte y el sur, entre la capital y la periferia, entre la meseta y el llano, entre la costa y la sierra”, indicó Hernández López.

Finalmente, el directivo de la firma Hercon, explicó que prácticamente en toda la región “el descontento de los ciudadanos con las políticas gubernamentales ejecutadas en décadas pasadas por gobiernos de derecha aún se manifiesta con fuerza, ya sea que se exprese en su momento histórico como voto de rechazo o como un voto con expectativas diferentes pero que otorga cierta continuidad en el poder central”.

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes