Llegar en la madrugada y esperar turno en la Unidad de Diálisis en La Villa del Rosario, en el estado Zulia, es todo un riesgo. La oscuridad genera mucho temor entre los pacientes, quienes son presa fácil de la delincuencia.

Ellos se cansaron de esperar a autoridad alguna y empezaron a gestionar ellos mismos los bombillos y conexiones para iluminar los espacios.

Consideran que para ninguna instancia de gobierno es prioridad el tema de los pacientes crónicos, ya que pocas veces escuchan sus necesidades. Solo hay dos postes en las cercanías a la unidad de diálisis.